Bienvenido invitado. Puedes iniciar sesión o asociarse. Hoy es 10/12/2018

IDENTIFICARSE
E-mail:
Contraseña:
   Recordar


¿Olvidastes tu contraseña?
¿No estás registrado?
¡Hazlo aquí!




Publicado el 20 de Marzo de 2011 en Informes


ST.GALLEN, Suiza, 18 Mar. 11 (ACI).- El Presidente del Consejo de Conferencias Episcopales de Europa, Cardenal Péter Erd?, señaló que la sentencia de la Corte Europea de Derechos Humanos a favor de la presencia de los crucifijos en las escuelas públicas constituye "primero que nada una victoria para Europa".

En sus declaraciones dadas a conocer hoy luego de la sentencia inapelable de la Corte sobre el caso de una madre que demandó a Italia por considerar que el crucifijo era una violación a su derecho de educar a sus hijas de acuerdo a sus convicciones, el Cardenal dijo que "la sentencia de ahora es un signo de buen sentido, sabiduría y libertad".

"Hoy –continuó– se ha escrito una página de la historia. Se ha abierto una esperanza no solo para los cristianos, sino para todos los ciudadanos europeos, creyentes y laicos, que estaban profundamente golpeados por la sentencia del 3 de noviembre de 2009 (en contra del crucifijo) y que estaban preocupados ante procedimientos que tienden a desmoronar una gran cultura como la cristiana y a minar en definitiva la propia identidad".

En opinión del también Arzobispo de Esztergom-Budapest (Hungría), "considerar la presencia del crucifijo en el espacio público como contraria a los derechos del hombre sería negar la idea misma de Europa. Sin el crucifijo la Europa que hoy conocemos no existiría. Por este motivo
la sentencia es primero que nada una victoria para Europa".

Finalmente el Cardenal dijo estar convencido de que esta sentencia "contribuirá a confiar en la Corte y en las instituciones europeas por parte de muchos ciudadanos europeos. Con ella los jueces han reconocido que la cultura de los derechos del hombre no debe excluir a la fuerza a la civilización cristiana".

 

 


ESTRASBURGO, 18 Mar. 11 (ACI/EWTN Noticias).-La Corte Europea de Derechos Humanos con sede en Estrasburgo resolvió hoy, en una sentencia inapelable, que los crucifijos pueden permanecer en las escuelas públicas.

Este fallo se da después de la posición desfavorable a los crucifijos en Italia y Austria, luego de los fallos de la Corte Suprema de Casación, en el primer caso, y de la Corte Constitucional, en el segundo.

Con la resolución de hoy la Corte Europea establece que "no existe violación del artículo 2 del protocolo N° 1 (derecho a la educación) de la Convención Europea de Derechos Humanos".

Este artículo se refiere a la obligación del estado, "en el ejercicio de sus funciones en relación a la educación, a respetar el derecho de los padres a educar a sus hijos de acuerdo a sus convicciones religiosas y filosóficas".

El fallo de la Corte indica que "si bien el crucifijo es por encima de todo un símbolo religioso, no hay evidencia para la Corte de que su exposición en una pared de un aula influencie en los alumnos".

"Además –dice la resolución– si bien se comprende que la demandante haya visto que esta exposición del crucifijo en las aulas a la que asistían sus hijas como una falta de respeto del Estado a su derecho de educar en conformidad a sus propias convicciones filosóficas, su percepción subjetiva no ha sido suficiente para establecer una violación al artículo 2 del protocolo 1".

El fallo también recuerda que el gobierno italiano explicó en su apelación que "la presencia de los crucifijos en las escuelas públicas corresponde a una tradición que consideran importante perpetuar".

Asimismo, las autoridades de Italia resaltaron que el crucifijo no es solo un símbolo religioso sino que "representa los principios y valores que formaron los cimientos de la democracia y la civilización occidental, y que su presencia en las clases es justificable a este respecto".

La Corte Europea de Derechos Humanos aceptó la apelación presentada por el gobierno de Italia el pasado 28 de enero de 2010, luego de que en noviembre de 2009 decidiera que los crucifijos no debían estar en las aulas de las escuelas.

La resolución de noviembre de 2009 le daba la razón a una madre de familia de dos alumnas que alegaba que los crucifijos "no correspondían" a la forma que sus hijas deberían ser educadas.

Ante esta decisión, el gobierno de Italia defendió la presencia de los crucifijos en las aulas de los colegios públicos, como un símbolo que representa las raíces cristianas del país.



No hay archivos en esta noticia.
BÚSQUEDA



 

APPRECE ASTURIAS
Ezcurdia, 176 Bajo Izqda.
33204 GIJÓN (Asturias)
APPRECEAS Aptado. de Correos, 620
AVILÉS (Asturias)
Teléf. 985 36 30 11
asturias@apprece.es
appreceas@hotmail.com